¿Acaso no te diste cuenta pueblo mío? Todo está en tus manos. El cambio no vendrá de nadie excepto de ti.

Los modelos de proceder, de “hacer las cosas” están cambiando y puedes decidir sobre el nuevo reparto de papeles. Toma conciencia de tu poder. ¿Crees que la queja, el decir “no”, siguen siendo suficientes? Desconozco si el concepto de “huelga” está obsoleto, pero sí creo (sin lugar a dudas) que existe una manera más efectiva y coherente de reivindicar y propiciar lo deseado. Y es siendo parte activa y productiva de la decisión. Convirtiéndonos en participantes positivos. Ideando soluciones y desarrollando planes de actuación.

Si no estás dispuesto al esfuerzo que tus deseos requieren no exijas que las cosas sucedan como esperabas, porque quien sí está actuando lo estará haciendo como crea, pueda y quiera. Llevarse las manos a la cabeza y elevar el grito al cielo puede ser desahogante, rabioso, esperanzador incluso, pero es improductivo y nunca suficiente.

Deja un comentario


*